3 de diciembre de 2005

Ge8 gegegegeggege

Ocho jugadores, una mesa y un gran tablero de Risk. Y nosotros. Las fichas. Lo prescindible. Lastre que se ha de soltar o que está demás o que está, míralo como quieras. Hablan, tiran los dados y dicen que tú no pasarás hambre porque ellos no quieren. Vuelven a tirar los dados y ¡Zas! mejor cambiamos el nombre de “el tercer mundo” por “países en vías de desarrollo”, que así parece que hacen algo. Sentados en lindas y cómodas butacas de cuero hablan sobre el cambio climático y las medidas de prevención para los que se quedarán sin hogar. Por que no pueden parar la naturaleza. Necios, para eso se creó la palabra PREparar. Las fichas del tablero se han movido, se han echado los dados, y hemos tenido suerte. Estamos con los fuertes. Suerte. Hoy podemos dormir tranquilos. Tenemos dónde dormir. Y mientras nosotros soñamos o mal soñamos o simplemente creemos que no soñamos. Ellos, los del tablero. No duermen. Temen. Temen perder lo que ni siquiera es suyo. El poder. Temen no poder tener poder. Temen que otros puedan tener más poder. Y en lugar de dormir y soñar y saber lo que es, piensan, maquinan y confabulan contra los que no pueden. Y ahora que ya sabes algo más. ¿En que lado te quedarías? ¿Entre los que manipulan o entre los que son manipulados? Vivir, salir a la calle. Aceptar tu mundo. Y seguir adelante. De una forma u otra hayas lo que hayas elegido, cuando termines de leer esto tu vida va seguir, no va a cambiar tu rumbo, pero al menos que no se diga que no se te avisó. Y el resto es algo que el tiempo dirá. Por ahora un dato: Según las organizaciones sin ánimo de lucro los del G8 (por el culo te la abrocho) se dieron un margen de quince15 años para mejorar la situación de “los países en vías de desarrollo”. Bien de eso han pasado ya cinco5 años y nada a cambiado. It’s only ten10 years left.