13 de febrero de 2006

Condenado

Los grilletes le ubicaron enseguida. Sabía dónde se encontraba, y también lo que se avecinaba. No estaba sólo, eso le consoló. (Fundido a negro). Cuando vuelve a abrir los ojos, toda una1 muchedumbre, de ignorantes plebeyos, le gritan, le abuchean, le tiran hortalizas... Qué desperdicio de energía piensa para sí, y continúa escudriñando a su alrededor. Entonces se ve claro qué va a pasar. Una1 vez más, mal de muchos... Y de pronto CLONK. Y canasta. Y la masa que grita poseída. Ese tipo sólo robó un par de barras de pan. CLONK. Sería la última. Y los ignorantes vuelven a berrear como animales. Aquel, pobrecillo, un ilustre iluminado. CLONK. Perdió la bombilla. No quiero morir.