30 de mayo de 2010

¿Y yo qué hago aquí?



Esa es la pregunta que me hacen siempre que les hablo de Menorca a la gente de aquí. Mi cara me delata acompañada de un incierto "No lo sé". Si lo pienso bien, ya hace rato que mi tiempo aquí a expirado. No sé si me faltan objetivos o es que aún no he terminado los que he comenzado. Sea como fuere es inevitable no sentir añoranza tras ver el vídeo, no es porque sea bucólico ni me parezca lo mejor del mundo, de hecho me parece de muy baja calidad, si no porque yo sé lo que realmente hay y sé que estoy muy lejos de eso. Es quizá porque este año no voy a ir allá, o quizá porque estando acá no me siento tan lleno como estando allá. Sea como sea, cada día me pregunto ¿y yo qué hago aquí? Y la respuesta siempre se va por el sumidero de la ducha, hasta que vuelve a brotar con el estruendo del despertador al abrir los ojos al día siguiente.
Si viajar fuera tan fácil como "No hay nada como el hogar. No hay nada como el hogar. No hay nada como el hogar"...

PS: Youtube está perdidendo calidad, ya no hacen formatos pequeños para bloguear, qué mierda.