15 de agosto de 2010

El experimento

Hizo el experimento:
Sacó la mano por la ventana y soltó la pluma. Grácil, se mantuvo en el aire pareciendo que caía al principio hacia un final predecible, y al pronto se alzó, se elevó y avanzó. La observó esperando que cayera inerte sobre el suelo de la calle o hasta que alguien le diera por manotearla. Pero no fue así, siguió su nueva libertad, llegó a la esquina y la volteó desapareciendo de su memoria.

Se quedó pensativo. El experimento le daba la razón. Los pájaros no podían volar, eran las plumas quienes volaban. Ahora se preguntaba, ¿cómo iba a dar a conocer la noticia al mundo?