3 de noviembre de 2010

Dame Calaca

Dame Calaca
Anoche tuve un insomnio extraño, además oía ruidos que por mucho que intentara averiguar de dónde procedían no los encontré... Tampoco tenía ganas de trabajar, aquí en México el 1 y 2 de Noviembre son festivos, los muertos nos visitan. Quizá y era eso, quizá eran los muertos que me susurraban. ¿El qué? No lo sé, tal vez que me vuelva a donde pertenezco o quizá que no me vaya aún, no tengo idea no lo entendía. En fin, que en mi nocturna soledad pensé en que el día 1 de Noviembre es cuando regresan los niños perdidos, esperando ser recibidos con juguetes y dulces. Además también pensé en los niños, los que aún son nuestros, que tienen la costumbre en estos días en pedir calacas de azúcar (la versión mexicana del "truco o trato" pero en modo algo más imperativo). Por lo que, dada mi falta de actitud a trabajar, decidí en hacer algo que tuviera que ver con lo que me estaba pasando. Así que hice una ilustracioncilla, tal vez no es la mejor de las que he hecho, me da igual, no era esa la intención. Pero sentí y luego pensé por un momento en la posibilidad de que hubieran niños que vinieran sin tener quien los reciba... ¿A esos quienes les dan su calaca de azúcar? Me imaginé, entonces, que aquellos susurros eran de todos esos niños que no tienen quien les recibiera demandando sus calaveras de azúcar...