9 de junio de 2011

Mayo

Y Mayo pasó como un susurro en un oído cómplice. Silencioso e inadvertido como el anochecer.
Creo que, en parte, aún sigo siendo Mayo.