28 de junio de 2011

Si mañana no despertara

Si mañana no despertara, no podría decir que sería un mal día. Y no pasaría nada. La vida seguiría, seguirían cayendo los dictadores y habiendo guerras, mis amigos seguirían sus vidas en no mucho tiempo, su mundo seguiría rodando, y con éste, el cosmos y todo lo demás. Si mañana no despertara, no pasaría nada. No pasaría nada porque he vivido una vida excelente. Igual y no ha sido la mejor vida, pero fue la que quise vivir. He visto muchas cosas, si bien es verdad que nunca serán todas las que hubiera querido que fueran, pero aún así he dejado amigos a mi paso. He amado y fui amado, y a pesar de que nunca se me dio bien, siempre di lo mejor que tenía. He vivido con la intensidad de la juventud, que aún me sobra a raudales. Si no hubiera un mañana, los que se quedan seguirán teniendo una parte de mí en ellos. He vivido cientos de aventuras y penurias, como cualquiera que vive y sufre. Fui fuerte y débil. Me golpearon y yo rompí corazones. He tenido y tengo, y aún sí seguiré teniendo, aunque todos son desconocidos para mí, una increíble familia, que tiene la culpa de que fuese, sea y continúe siendo como soy.  Ellos me enseñaron a amar y a odiar, a dar y quitar, pero sobretodo a perdonar, en especial, las tonterías de la edad, porque cinco minutos no valen todas esas lágrimas y risas. Si no hubiera mañana, sé que pasado mañana, ellos seguirían ahí. Si mañana no despertara, echaría de menos a mi otra familia, a los que traicionaron y perdonamos. Los que están aunque nunca estén. Los que se convierten en hermanos y hermanas sin tener la misma sangre. Si no hubiera mañana, demonios, sí os echaría de menos.
Pero mañana vendrá, y si no viene, mejor dejar las cosas bien claras.

...

Si no hubiera mañana...
Si mañana no despertara...
Sólo me arrepentiría de una cosa: no volverte a ver sonreír.