11 de julio de 2011

El sueño de Federico Trujano y las mariposas

Federico Trujano tuvo un sueño.
Era verano, se encontraba en un tiempo futuro, cuan futuro no lo recordaba. En el sueño se encontraba en un claro, en una pradera que era también una playa. De repente sintió un nudo en el estómago y acto seguido le empezaron a dar arcadas, no obstante su cuerpo no se movió ni arqueó, sino que miró al cielo y empezó a vomitar cientos o miles de mariposas monarcas, apolo, macaón, de todo tipo, de todos los países. Cuando hubo sacado la última de todas de su estómago, ya vacío, cayó arrodillado. Respirando agitado y babeando, por el esfuerzo, empezó a apretar con gravedad su muñeca, después su antebrazo hasta terminar en su brazo y hombro con un dolor de mil finas agujas clavándose. Federico Trujano sufrió en ese momento un ataque al corazón. En ese mismo sueño, y como respuesta al dolor, con el torso al aire se abrió el pecho con sus propias manos y acto seguido se sacó aquello que le impedía estar bien. El corazón.
Dos días después, Federico Trujano, despertó en la cama del hospital con un marcapasos como corazón.