26 de noviembre de 2012

Un showcase con Xoel López


Tengo la especial habilidad de tener fortuna dentro de mi infortunio, ergo soy un tipo en tablas con la vida. O eso me da por pensar para no deprimirme, para ser realista. Y me siento así porque durante mi estancia en Madrid hace algo más de una semana gocé con la suerte de estar a un mismo tiempo con uno de los que a día de hoy es uno de los músicos a los que admiro. Xoel López. Venía a la capital a tocar en un concierto de promoción, y por fortuna me enteré que actuaba gratis (pequeño repertorio, obviamente) en el fnac. Así que ni corto ni perezoso, me fui a mi segundo encuentro gratuito, y nuevamente fortuito, con Xoel López.

Llegar una hora antes tiene sus ventajas, aunque se quede como un bicho raro llegando solo y sentándome en el mejor sitio disponible.


Últimamente opto por no ir cargado con mil y una cosas; por lo que las fotos, con la cámara del móvil, son un asco pero algo es algo.

Lo que iba a se un solo en acústico, terminó siendo un miniconcierto que sabe a poco pero que te deja satisfecho.

La verdad es que me dio mucho gusto volver a verle en concierto después de dos años. La última vez fue en México. Lo bueno es que en esta ocasión eran otras letras y otros sentimientos entrelazados.
Si me dan la oportunidad de recomendarles un disco actual, escuchen Atlántico de Xoel López.


Y para cerrar, y como fue tan cortito que sólo quise grabar una canción y creo que le atiné escogiendo la canción. El resto se queda conmigo.