20 de enero de 2013

A mi dedo yo le canto

¿Qué voy a hacer sin ti?
Tú, que me llevas siempre hasta allí.
Tú, que me impulsas al salir.
Tú, que me empujas con cada ir.

Dedo atravesado de plata.
Dedo muerto por garra ingrata.
Dedo lobo,
que me dejas como bobo.
Dedo mío,
que sin ti estoy perdío'.
¡Oh, dedo querido!
Que me dejas el corazón partido.

Rey de mi hortera cojera,
anfitrión de mi dolor.
Bola pulgar de pus putrera,
que en tu horrenda forma me tratas con estupor.

Yo, que te corté y limé.
Yo, que te lavé y calcé.
Yo, que sin ti no soy yo.
Yo, que contigo soy más que sin ti.

Para ti es mi canto,
para ver si con mi llanto,
aunque sea por pena o espanto
te lo pienses dos veces,
y no me digas:
"te planto".

Dedicado a mi dedo pulgar de mi pie derecho que está enfermo y a Dani que me incitó a escribirle esta oda con acento jarocho.