6 de marzo de 2013

Supersubmarina en el Apolo

Hace varias semanas, en Barcelona y gracias al bueno de mi estimado Dani, tuve la suerte-gusto-placer de ser invitado por el mismo al concierto de Supersubmarina que hacían en la ciudad Condal por la gira de su segundo disco, Santacruz.

El ambiente era estupendo y con la actitud de Kevin (M)cAlister, nos adentramos en la sala rebosante de chicas bonitas. Cabe especificar que no había visto antes la apariencia física de los componentes de la banda. Hasta que aparecieron.

Ésta es la clásica foto que mola porque se ven todos bien pro.  La foto que toda madre quisiera de su hijo músico, acosado por fans y grupis.

Y todas las chicas se alborotaron. Los chicos, aplaudimos.
Y Supersubmarina, saludó, y empezaron a darnos caña con su música.


La sincronización entre el sonido y la luz, sencillamente, perfectos.

El vocalista, que llevaba la voz cantante (chiste fácil), era el objetivo de todos los flashes en la mayor parte del tiempo. Reconozco que presentaba un look muy arreglado, quizá excesivamente arreglado aunque sobre el escenario quedaba bien.


Aquí tenemos a una fans intentando hacer una foto en medio de un "ola k ase? Estas en un concierto o k ase?".
Por cierto, ¿Veis las púas de la guitarra en el palo del micrófono? Tienen una cruz, Santacruz. Luego las regaló a las chicas de la primara fila, seguro que tenían su número de teléfono grabadas en ellas.

Aunque era de esperar que con el ritmo frenético del concierto, el espectáculo de luces, alucinante debo añadir y el darlo todo como lo daban. El look, que aunque mantenía la esencia, se fue desintegrando. Que también quedaba muy bien.

Pero volviendo a lo que importa de verdad, su música. Excelentes. Suenan igual de bien o mejor en directo que en el disco. Muy vibrantes y, a un mismo tiempo, consiguen encontrar un punto de intimidad con esas canciones que todos escribiríamos sabiendo que con ellas íbamos a ligar o a ganarnos algún que otro corazón.


Recuerdo que en su momento encontré esta foto llena de sentido. Si bien ahora no lo recuerdo. Creo que quería contar algo así como que lo que realmente importa es la música y no quienes la hacen. La esencia vamos.

En uno de esos lapsos intimistas pude tomar esta instantánea (arriba). La cual encuentro cargada de expectación, a la espera de que todo explote en un haz de luces, percusiones vibrantes y notas aceleradas.


Esto viene siendo como un concierto de Rammstein a lo Low Cost.

Y vaya que si estalló. Con el tema Hogueras, aquello fue pirotecnia musical. Todos estábamos bajo sus llamas rítmicas, bailabas para no quemarte, para sofocar las hogueras que habían incendiado la sala. Sencillamente estupendos.

Cuando todo se apaciguó, las canciones seguían impregnadas en el aire. Y las melodías se solapaban con las anteriores, aún resonando en nuestras cabezas, sin darnos tiempo saltábamos de la track 5 del primer disco a la track 10 del segundo y después a la track 1 del EP.

Una de mis manías a la hora de hacer fotos en los conciertos es retratar a toda la banda, pues sin ella no sería lo que es el grupo y a veces se les hace a un lado cuando una figura destaca sobre las demás.

Acá, el baterista, que a mi parecer llevaba la batuta del concierto.

Los teclados, tan espectacular como la foto que logré tomar.

Guitarrista y coros. 

El bajista, casi siempre en la sombra aportándole todos los matices a la banda.

Finalmente la voz y guitarra de Supersubmarina


Apunto de acabar sacaron toda la artillería pesada y enlazaron dos súper temas que si no saltabas el suelo lo hacía por ti.


Reconozco mi ineptitud para haber captado a la banda dando los protocolarios agradecimientos, pero creo recordar que antiguamente se tardaban más en abandonar el escenario, éstos no duraron ni veinte segundos en la despedida. De todas formas.
Gracias Supersubmarina por un excelente primer concierto con vosotros.

Todos esos pedales para conseguir algo más de dos horas de buena música.


¿A que parecen los controles de la Estrella de la Muerte?

Y esto, señoras y señores, es la mesa de sonido, por que si no fuera por el crack que la manejaba no hubiera salido tan a la perfección el concierto de esta buena gente.

Añado que grabé dos vídeos que se oyen como el culo porque tenía una cámara de mierda y al llegar a casa todo emocionado, después de la borrachera que le sucedió al evento, le doy play a los vídeos y, ¿Que qué? Pues ruido por todos los frames. Todo un bajón, la verdad, voy a intentar arreglarlo. De conseguirlo, los subo.

Ésto fue Supersubmarina en el Apolo, Barcelona 2013.
;)