17 de julio de 2013

No Molestar

A veces pasa que la confianza da asco. Y a veces pasa también que la confianza es tan frágil que una palabra mal recibida puede resquebrajarla.

Últimamente siento que la palabra se han escapado de mis dedos, por eso estoy aprendiendo a hablar mejor con las manos. Con las manos que garabatean cosas que cuentan otras cosas.

Es un mensaje sencillo, aunque a veces pienso que la gente sigue sin entender lo que yo entiendo como mi sencillez, NO MOLESTAR. Lo que viene siendo, Déjenme en paz, déjenme respirar, déjenme con mi soledad. Pero parece que no lo hice bien porque el NO MOLESTAR pareciera que dice "por favor, sigan molestando, está cerrado probablemente no quiero estar solo...".

En fin, No Molestar.

La puerta tampoco ayuda a tener intimidad...

Así es como se ve cuando quiero estar sin molestias.