7 de septiembre de 2009

Todo está como debe; 2+6=8

Es inevitable que pasen los años. Y con esto quiero decir que hoy cambio un dígito en mi cifra de la edad, la verdad es que no me importa mucho. Estoy satisfecho vamos. Mis pies están más lejos de lo que jamás creí que serían capaz y sé también que es sólo el principio. También soy consciente que estoy muy lejos de mi hogar, y que a veces me siento un poco solo, sólo un poco. Y que es raro estar muy muy muy lejos de gente con la que antes estaba muy muy muy cerca. Pero son cosas de cada uno.
Bueno, estas palabras son sólo para dar las gracias a todos y todas, hermanas, familia, amigas (la mayoría manda), amigos, personas especiales que abundan a mi alrededor y mis almas gemelas que andan en las otras partes del mundo por ser igual de parecidos, a pseudo-hermanos y pseudo-hermanas... por estar o no ahí cuando hacen falta y si no por lo menos para reírnos cuando hace o no hace falta. Mis veintiséis sois vosotros, gracias ;-)


Esta felicitación es una postal de mi querida amiga Inés.
¡Gracias! No me cansaré de dártelas, jajaja.
Tan genial como siempre, sigue así.

Y para cerrar el episodio egocéntrico del día que además nadie me lo puede negar hoy...
Según el calendario de poemas de M. Benedetti correspondiente al respectivo día de hoy, siete de septiembre del dos mil nueve, es el siguiente:

Las caricias de los sueños
que son prodigio y encanto
adolecen de un defecto
no tienen tacto.

Que tengan un bonito día.