24 de julio de 2011

Autopsia de un guayabo

No había disparado el revólver, pero sus sesos estaban desparramados por toda la estancia desde hacía rato.