5 de abril de 2019

Mr. Movember

El mes de Movember

Remember remember, the month of Movember.

Durante el mes de noviembre participé, a mi manera, en el movimiento que lucha por dar visibilidad a las enfermedades masculinas que tienen poca visibilidad como el cáncer de próstata y de testículos, así como enfermedades mentales, haciéndolo visible mediante el uso del bigote durante dicho mes.

Aparte de dejarme el bigote durante dicho mes quise hacer algo un poco más allá. Así que me pareció buena idea mezclar mi amor hacia México y sus calacas, pues el inicio del Movember coincide con la tradicional celebración del Día de muertos en México. Además, el bigote también es muy mexicano así que calzaba perfecto.

La idea fue publicarlo todo en mi cuenta de Instagram y difundirlo desde ahí a otras redes sociales.

Total, que fue un mes muy ajetreado, pero realmente satisfactorio. Ahora que he sacado algo de tiempo me he dedicado a recopilarlos en un póster que se puede adquirir aquí, con junto a otro merchandising.


También se ve brutal en secuencia así este gif también es muy ilustrativo :-)

21 de marzo de 2019

El dilema dominó

Las matemáticas nunca se le dieron bien. Uno más uno siempre fueron dos, pero de ahí en más todo se tornaba cuesta arriba. Cuando veía a sus padres no entendía la necesidad de la álgebra, las raíces cuadradas o las sumas y restas de grados, minutos y segundos, si ellos con que el dinero diera para llegar a fin de mes y sobrara un pico más de lo habitual ya la cosa daba para llevar una sonrisa por varios días.

Así que las matemáticas, ahí se quedaron. Suspendidas, en el aire, en un rincón; olvidadas.

Y creció, maduró y se sumergió en el mundo de los adultos. Agarrándose fuerte a la vida y a las ciencias naturales, a su lengua materna y a los idiomas del camino. A la fe en los malos momentos y a la geografía para no perderse cuando se desorientaba. A las ciencias sociales para saber convivir con la gente, y a la gimnasia para saber encajar los golpes. Y al arte que tenía para saber salir adelante y tener qué comer.

Pero de las matemáticas, poco se sabía de ellas. En cuanto se asomaban mínimamente tiraba de ingenio y lo solucionaba de cualquier otra forma.

Lamentablemente un día se encontró con el Dilema Dominó. Por caprichos del destino, entró en una empresa con más amor por sí misma que el que pudiera procesar por sus empleados. Los días festivos sólo podían ser abarcados por semanas completas, y no por días aislados. Lo cual iba en contra de su arte, siempre inestable. Ignorando esta advertencia, solicitó sus más que merecidas vacaciones como días sueltos. Entendía el descanso como un licor reposado, es mejor saborearlo poco a poco y a besitos.

Como cabía esperar se le fueron denegadas. Y en consecuencia decidió negarse a tomar vacaciones, mejor descansaría cuando enfermara. Y así quedó la cosa. Pocos días después surgió una situación que desencadenaría el mencionado Dilema Dominó.

Pese a que su salud era fuerte, requería de revisiones semestrales para que la situación no cambiase. Sabía que tenía que pedir unas horas libres para poder ir al hospital, pero de repente, y sin darse cuenta, las matemáticas le habían tomado por sorpresa. 

Si no podía tomarse unas horas, porque ¿para qué iba a trabajar tan poco tiempo? Sí podría resultar que no fuera verdaderamente eficiente en su trabajo, entonces, ¿mejor sería tomarse el día? Pero si no se permitían los días sueltos, ¿lo lógico sería tomarse la semana? Y cuando se quiso dar cuenta, se enzarzó en un dilema en cascada. ¿Realmente estaba obligado a faltar toda una semana por unas horas? Y volvía a hacer sus cábalas y no hallaba solución. Las matemáticas se estaban vengando.


Cuando llegó el día de sus pruebas; perdió su trabajo. Con la angustia en el cuerpo, por tanto darle vueltas a su dilema, se enfermó y le hospitalizaron de lo mismo de lo que se quería cuidar. Y lentamente, mientras estaba en una cama fortificada por tubos, sueros y monitores; las matemáticas, con mirada perversa y sonrisa maliciosa, abandonaba sigilosamente su cuerpo en busca de otros incautos humanistas con traumas numerológicos crónicos por los que ser devorados.

30 de octubre de 2018

Ex Voto

Exvoto por México

Exvoto
Del lat. ex voto 'procedente de un voto'.
1. m. En la religión católica, don u ofrenda, como una muleta, una mortaja, una figura de cera, cabellos, tablillas, cuadros, etc., que los fieles dedican a Dios, a la Virgen o a los santos en señal y recuerdo de un beneficio recibido, y que se cuelgan en los muros o en la techumbre de los templos.
2. m. Ofrenda parecida al exvoto, que los gentiles hacían a sus dioses.

Esta ilustración tiene algo más de un año hecha, surgió a raíz del terremoto que azotó a la Ciudad de México el 19 de septiembre del 2017, coincidiendo con el 32 aniversario del devastador terremoto que destruyó la capital por entonces. Fue un acto reflejo, un gesto de hermandad y empatía que brotó de mi, porque por mucho miedo que hubiera podido pasar, me hubiera gustado poder estar ahí para poder arrimar mi hombro e intentar devolver un poco de tanto amor y apoyo que en su día me dieron. 

Va por ti, México. 

29 de octubre de 2018

#cierraelpico

#cierraelpico

Últimamente parezco muy fan, pero no, no es así, sólo es coincidencia. Me ha pasado en los últimos tiempos que la gente va a los conciertos a hablar. Ya sea antes de empezar o durante el concierto, la gente casca por los codos como si estuviera en un bar. Y bueno, tú infiel lector, pensarás que ahora resulta que no se puede hablar, y sí, sí que se puede, pero que la conversación no trascienda a tu círculo de amigos con quienes compartes tu último polvo de Tinder...

La cosa es tan seria que hace unos días un grupo, del cual me considero fan (los Niños Mutantes), tweetearon un mensaje (con una imagen cuarteada y horrible) pidiendo respeto tanto al público como a los músicos. Al final, me sentí menos solo y menos cascarrabias por compartir opinión, y sin querer, al responderles me salió de la manga el #cierraelpico. Y lo demás ya lo véis, derivó en una tonta imagen de un gallo (por el cacareo más que nada) con el pico atado que a más de uno nos gustaría hacérselo a algún bocazas en muchos conciertos.

Así que si vais a un concierto y tenéis ganas de hablar, os salís y os váis a un bar a contaros la vida con unas cañas mientras los demás disfrutan de la música y no de vuestra tertulia. He dicho #cierraelpico.

23 de octubre de 2018

Aztronauta

Aztronauta 3D

Como he mostrado en alguna que otra ocasión, soy fan de la música indie en español. Y en alguna que otra ocasión he hecho alguna ilustración para algún que otro grupo, dos en realidad, como son los Niños Mutantes o Zahara.
A esta última va dedicada esta ilustración. En poco menos de un mes saca nuevo disco, Astronauta, ya lleva dos singles y con el último vídeo publicado (Multiverso) y la fotografía que maneja para este disco, hay de donde sacar cosas.

Aunque la razón real por la que he hecho esta ilustración es porque he decidido hacerme con la edición especial en vinilo de su próximo disco, y en el hype o porque me dio el pronto, me saqué esta ilustración de la chistera.

La chica América se encuentra muy lejos ya...

21 de octubre de 2018

Quien creo ser...

Haz lo que quieras...

Soy esa línea escrita a lápiz mil y una vez sobre mil y un repasos de goma. Ese enigma reescrito demasiadas veces, tantas que ya no se distinguen sus principios de sus desenlaces.

Cansado de intentar agradar a los demás, y agotado de las decepciones que dejo que me causen. Soy un final incierto de un cuento olvidado.

Ya no escribo como antes, ya no vomito, estoy vacío. Ahora sólo hay bilis y noches de insomnio. Pero si te atreves a seguir leyendo quizá puedas alcanzar a ver un pequeño pero verde jardín tras el punto y final.

No esperes conocerme a través de estas líneas, pero en estas líneas, de alguna manera... estoy yo.

Siempre eres bienvenido, aunque no siempre vayas a recibir una cálida bienvenida. Coge aire, expira y lee.

Estás en tu casa.

(Descripción de perfil desde hoy... hasta no sé cuando).

Quien creía ser...

Mírame, me puedes leer.

Simplemente yo. Cansado de tener que sorprender, de sorprenderte. Lo que hago no es lo que soy, pero sí me define. Puedo ser tantas cosas como quiera y sin embargo puedo no ser en el siguiente instante.

Entiéndeme como una estrella fugaz.
No he dejado de brillar cuando me extingo, es que me muevo rápido. Te invito a que te pierdas en mi mundo, y a que me sigas (si puedes) si te atreves, por mi imaginario.

Soy lo que soy porque cuando me lees puedo ser.
Te estaré observando tras mis palabras.


(Descripción de perfil desde no sé cuando... hasta hoy).