13 de febrero de 2006

OVEJA MANSA

¿A dónde vas oveja descarriada?
Estos caminos no son propios de una
criatura como tú. Aunque tu cuerpo
pequeño y negro te distinga, no te
margina. Dime ovejita negra y descarriada.
Que tu manso carácter te
distingue de todas. Al menos tengo la
seguridad de que allí dónde tú estés
de seguro que a gusto te encontrarás.
Y cuando por fin te canses, otros
vendrán ansiosos a ocupar tu puesto.
E ingenuamente te irás a otro lugar,
deseosa de cambiar.